Mención de honor para Sabrina de la Torre

Nanegal

Cuento: Una historia alternativa

UNA HISTORIA ALTERNATIVA
El viento soplaba en los arboles en los varios árboles que se encontraban en el lugar entre las colinas todos los árboles se movían de una lado a otro el resoplar pasaba por la cara de aquel pequeño niño que se encontraba sentado a las afueras del pueblo, el pasto era hermoso pero a la vez aburrido ya que todos no usaban zapatos, varios niños corrían por el patio descalzos sin sentir dolor un niño al correr se lastimo el pie al pisar una piedra demasiado filosa, su llanto se escucho demasiado fuerte y lo llevaron donde una de las curanderas porque su pie tenía sangre.
Ese pequeño acto de las personas al sucumbir al pequeño niño, causo gracia al niño sentado en el árbol, las caras juzgantes de los aldeanos solo lo miraban reírse a carcajadas.
¡Sisa, quien te crees para burlarte de mi hermano! – exclamo un pequeño niño que no soporto ver como aquél se reía de su hermano, pero todo ese coraje se fue después de ver la cara que puso el niño, una mirada sádica sin emociones que dejo paralizado al pobre niño antes de salir llorando a donde su madre.
Después del pequeño espectáculo que causo el niño todos los aldeanos siguieron con lo suyo.
Al pequeño no le importaba lo que digan del siempre y cuando no se lo dijeran a la cara después de todo es culpa de los del pueblo que el se encuentre en esa situación.
Después de 4 horas aquel niño se dirigía a paso lento a su “casa” si podía llamarla así los pies le dolían mucho ya se acercaba a su casa al abrir la puerta se encontró al padre del niño hablando con su abuelo, los mayores al percatarse de su presencia se asustaron aquel señor o termino de hablar y se retiró.
-gracias por escucharme señor- hizo una reverencia al señor antes de irse, un escalofrió recorrió su cuerpo al pasar alado del niño (como es que un niño de 12 años podía dar tanto miedo).
Después de que aquel señor se fuera el niño fue a por un látigo dándoselo a su abuelo y arrodillándose ante él, aquel anciano cogió el látigo y le dio 5 latigazos al niño, el niño no hizo ruido alguno ante los latigazos. Ya estaba acostumbrado.
-te volviste un niño rebelde desde la muerte de tus padres, todos aquí mueren ellos solo fueron otros más- dijo el anciano al levantarse de su puesto.
-dejaras de hacer esas travesuras-exclamaba al anciano al niño mientras el solo asentía. -no saldrás de aquí hasta que recapacites- seguía exclamando el anciano mientras el niño solo asentía. -olvidaras a tus padres, no mencionaras nada de ellos y tendrás que trabajar en la ascienda de los jurado- exclamo el anciano provocando al niño.
¡TODO LO QUE E PASADO ES SU CULPA, NI PIENSES QUE HARE ALGO DE LO QUE ACABAS DE DECIR! – grito el niño ya cansado de que todos le echarán la culpa a él, el anciano de inmediato le dio otro latigazo en la espalda causando que el niño cayera al piso del dolor, el anciano ya cansado lo mando a alimentar a los animales de inmediato, el niño se paro sintiendo un dolor en la espalda y sentir un líquido bajar por ella.
Después de caminar asta la mitad del pueblo ya que alejaban a los animales del pueblo, las miradas de los habitantes no dejaban de mirarlo ya que el no se daba cuenta que su camisa estaba completamente roja en la espalda, lo único que el seria era un dolor insoportable y el sentir mucho sueño, de repente sus pasos cesaron mientras se desplomaba hacia el suelo, las personas que se encontraban a su alrededor corrieron a sucumbirlo ya que llevaba un buen rato caminando con esa herida, las personas lo llevaron a donde las curanderas para que lo atiendan.
Al llegar habían como diez personas donde las curanderas todos con ceberos problemas, dos de las personas de allí se encontraban a punto de morir por la sarnabraba, otros problemas pequeños y ahí se encontraba el niño que se clavó el pie en la mañana, con aquel niño cargado en brazos delicadamente las únicas dos enfermeras se espantaron al notar que del pequeño niño salía sangre por su espalda una de las enfermeras Isabel portilla se acerco hacia el niño y pidiendo que le quiten la camisa y lo acuesten en una de las camas aquella señora al ver la espalda del muchacho y su estado actual decidió mejor solo dejarlo así ya que seria imposible sanarlo ya que el corte era demasiado profundo y ya había perdido varia sangre.
-tu encárgate de los demás, yo me encargo del niño-menciono su compañera.
-María eres muy buena en el trabajo, pero será casi imposible evitar que se siga desangrando con los pocos materiales que tenemos- menciono Isabel.
-si podemos trae todas las yerbas medicinales ahora, y telas para poder para el sangrado- menciono maría confiada en lo que iba a hacer.
Después de que trajeron las yerbas y las telas pidieron que se retiraran, las dos chicas empezaron a moler las yerbas y maría se puso un poco de la mezcla en las manos y froto en la espalda del niño.
-y eso- menciono Isabel ante el acto de maría. -es para que se calme, esta muy agitado no se si es bueno o malo porque debido a su agitación perdió mucha sangre pero se desmayo en un lugar donde lo pudieran sucumbir en cambio si se hubiera desangrado mas lento se hubiera desmayado en el monte y no lo hubieran encontrado-menciono maría a la pregunta de su amiga sin distraerse de lo que hacía. -pero está segura que lo lograras, está muy mal herido lo azotaron muy duro, odio que maltraten a los niños- menciono Isabel empezando a atender a los demás pacientes. -ya paro la sangre-menciono maría emocionada. -que?!-dijo sorprendida su compañera, al ver que estaba completamente cubierta la espalda del muchacho. -sí que eres rápida nunca pierdes tu toque-alago la amiga. -solo esperemos a que se enfrié para poder continuar-
Unos días antes.
Una familia con una niña hermosa volvería al pueblo ya que fueron a vender caña a quito, el viaje tarde mucho debido a que la lluvia demasiado y no pudieron pasar con los burros en un camino tan estrecho y destruido. La niña ya una señorita de 16 con una belleza única y corazón puro deseaba con ansias volver al pueblo. Justo este día estaban planeando volver, la chica estaba absorta en sus pensamientos hasta que vio a un
chagra super guapo para sus gustos que se dirigía con otras personas a la dirección a la que ellos iban.
DEVUELTA EN EL PUEBLO
Seguía siendo de noche ya eran como las 10 y aquel chico ya estaba en mejores condiciones, pero aun no despertaba las chicas tenían que hacerle una transfusión de sangre pero ya que era un niño seria demasiado peligroso, solo se encargaron de lo superficial, después le darían indicaciones al abuelo de como tratarlo hasta que se recupere.
-pobre niño, ojalá viva su cuerpo talvez no resista-dijo Isabel deprimida. -hemos sufrido muchas bajas que un niño muera por un golpe dado por su abuelo seria un golpe duro para las personas-menciono maría seria.
Hubo un silencio incomodo antes de que Isabel divisara una pulsera con un tejido muy familiar.
-oye este que no es el hijo de los señores que murieron la anterior semana-exclamo Isabel sorprendida por lo que acababa de observar.
-deja ver-María se acerco al niño y tomo su mano derecha sorprendiéndose de lo que acaba de contemplar. -pobre niño, debió sufrir demasiado-
-sus padres tuvieron una muerte horrible y todos se burlan del niño. Acaso no sabias que sus padres descubrieron algo sobre los nuevos dueños de la hacienda. Intentaron callarles y la única manera que encontraron fue matándolos, bueno eso es lo que dicen-
-¡¡ME ESTAS DICIENDO QUE ASESINARON A LOS PADRES DE UN NIÑO QUE SOLO TIENE 12 AÑOS SOLO POR ENCUBRIR SU NOMBRE, TUVIERON UNA MUERTE HORRENDA Y EL NIÑO TIENE QUE SOPORTAR TODO LO QUE LOS ADULTOS NO PUEDEN CONTROLAR!!-
Todos los presentes se quedaron paralizados por aquella reacción tan terrorífica ¿Qué pasaría si ella supiera que el niño es degradado todo el pueblo solo por eso?
-cálmate, el niño no ha sufrido nada, además es culpa de los padres si solo no se hubieran callado no hubieran muerto y no nos hubieran quitado gran parte de nuestras cosechas-dijo Isabel antes de quedar quieta al ver como la miraba su amiga.
Todos se callaron asta que escucharon un pequeño llanto viniendo de donde estaba el niño. Fueron corriendo hacia donde el niño una de ellas lo acaricio ara que no llorara y el otro acomodo su vendaje porque no se podía mover mucho.
-ya ya, no llores te duele tu herida-pregunto maría a lo que el niño negó. -extraño a mis padres- dijo el niño empezando a llorar mas fuerte. -no llores todo estará bien-
-mis padres murieron la persona me odian mi abuelo no me quiere cerca y perdí a mis amigos y dices que todo estará bien-exclamo el niño empezando a llorar más.
Las chicas no pudieron evitar llorar ante las palabras del pequeño niño que a su corta edad ha sufrido el rechazo de la sociedad.
AL DIA SIGUIENTE
La familia de la chica regresó al pueblo la chica estaba perdida en sus pensamientos que apenas llego fue a dejar las cosas y Salió a ver a sus amigos que no se dio cuenta que choco contra algo, era pequeño era un niño, tenía una mirada fría pero conocida la miraba con odio hasta que recordó de quien era esos ojos.
-SISA, cuanto tiempo perdón por botarte no me di cuenta- dijo la chica feliz de volver a verlo. -que mosca te pico por que me ves así solo me choque no fue para tanto- dijo la chica mientras le extendía su mano para que se levantara.
Aquel niño le dio la mano y sonrió la chica al ver esa sonrisa no pudo evitar cargarlo, aunque pesaba un poco. Se escucharon unas carcajadas de los dos muchachos, el pequeñín extrañaba a su amiga, pero no sabia como iba a reaccionar cuando supiera lo que paso en su ausencia. Después de ese reencuentro caminaron hasta un rio con una piedra gigante en la que ellos solían jugar, los dos se asombraron al ver a un grupo de personas bebiendo al lado de la piedra, pero mas sorprendida quedo la chica al ver que uno de ellos era el chico tan hermoso que vio pasar el anterior día.
-sabes quienes son? No paras de ver a ese chico del medio- dijo sisa hacia la muchacha que al escuchar sus palabras se sonrojo. -no paras de babear- provoco sisa antes de reírse y recibir un golpe en su hombro. -cállate mocoso-menciono molesta a las carcajadas que daba Sisa, pero no podía negarlo se enamoró de ese chico.
-mejor vámonos, tengo algo que decirles a mis padres- dijo antes de cargarle de nuevo al chico e irse del lugar.
Pasaron los días y en todos esos días Sisa se seguía mejorando de su herida y estudiando en la escuela, aunque era muy difícil para el ya que no se podía memorizar todo en tan poco tiempo y nunca pudo poner apuntes debido a que cuando tomaban las clases siempre borraban a penas se acababan para seguir con la siguiente materia.
Por otro lado, la joven muchacha empezó a hablar con el chamán y se enamoró perdidamente del incluso ya habían comenzado una aventura y decidió decirles a sus padres.
-mami, papi les tengo noticias-dijo emocionada llegando a casa.
-paso algo-menciono aburrido su padre ya que estaba sumando las ganancias del mes.
-SI-dijo dando brincos llamando la atención de su padre. -dime, tu madre aurita no esta, pero dale a mi primero- dijo el señor.
-te acuerdas de ese chaman que vino hace unos días-
-si-
-el es mi pretendiente y planeamos casarnos-dijo la chica sonriente pero esa sonrisa se apago al ver a su padre viéndola con una cara de odio y ver que se dirigía hacia ella con una mirada sádica, no pudo hacer nada al sentir la cachetada de su padre.
-Guambra tonta. YUMBA tenías que ser, tienes el corazón tan duro como la piedra, ¿No te conmueve nuestro sufrimiento?… ¡¡¡¡Maldita!!! Eres como la piedra así de dura y de necia… ¿no ves que él es casado y tiene tres hijos? – exclamo su padre sintiendo la deshonra de tener a una hija que se enamoró de un chamán, un chamán con esposa e hijos. Abrieron la puerta, llago la madre de pastorear a los animales, al ver esa escena quedo paralizada, su esposo nunca en su vida a pegado a nadie era la primera vez que veía tales actos de él. – ¡¿Qué paso aquí!?-exclamo sorprendida. -pues que tu hermosa hijita se enamoro de ese maldito chaman, esposo de tu amiga-le menciono irónico a su mujer. El ambiente se volvió mucho más tenso. -¡¡¡Maldito el día en que este chagra desgraciado se cruzó en tu camino!!!!!no queremos verle nunca más por aquí. ¡¡Niña tonta enamorarte de un chagra inútil para nada, y lo peor es que casado tenía que ser-grito la esposa!!- ¡¡vete a tu cuarto estarás en ayunas por 5 días y no saldrás!!- grito la madre haciendo que su hija llorara mucho mas y corriera a su habitación desconsolada. El resto de la noche estuvo encerrada en su cuarto, lo único que tomo fue una infusión que le mandaron a hacer para que “le desintoxiqué el alma”. Desconsolada y sin nadie quien le ayudara solo se quedo sentada en su cama hasta quedar dormida. DESPUES DE 5 DIAS Le muchacha pudo salir, pero solo salió para acabar con ese sufrimiento. En la tarde pudo ver a su pequeño amigo poder jugar con otros niños y ver como uno le alzaba la camisa en la espalda y ver una cicatriz enorme de un látigo y el amigo le dijo “quiero ser como tú, mi mama me pego una vez y no deje de llorar por una semana” todos los niños se rieron de lo que menciono el chico incluso Sisa no paraba de reír con sus amigos pero ella no podía dejar de sentir pesadez en su corazón ya no quería soportar mas ya se hacia de noche y todos se empezaron a irse y ella se dirigía al rio con la piedra. Su amigo al darse cuenta la persiguió para sorprenderla. Ella estaba subiendo la piedra y él se escondía atrás de unos arbustos, pero no se imagino lo que iba a contemplar un espectáculo horroroso para sus ojos corrió hacia donde estaba su amiga y ver qué mismo había pasado por que estaba confundido de lo que paso, la busco miro abajo al rio la presión estaba demasiado fuerte y no veía nada. En cierto momento sintió que alguien lo empujo haciéndolo caer de la piedra y callo al agua el agua lo arrastro, pero él quería ver quien era la persona que lo empujo avanzó a ver quien era esa persona, era una chica super hermosa pero no se parecía a su amiga. Fue arrastrado por la corriente su cuerpo se chocaba contra las piedras no podía nadar la corriente era demasiado fuerte para él, su cuerpo se empezó a sentir ligero ya perdió todas sus fuerzas el se rindió ante la corriente.
A la mañana siguiente los padres de la muchacha salieron a buscarla porque no volvió a casa y el abuelo y las personas salieron a buscar al niño, lo único que encontraron fue la pulsera del muchacho con sangre. El padre de la muchacha para liberarse del perjuicio de las personas culpo a la María Obdulia de que ella fue la que enveneno a su hija y al muchachoGutentor Simple Text

Deja un comentario